Con la nariz de Cyrano

Con la nariz de Cyrano

Cuentan que Edmond Rostand murió cuando nació Cyrano de Bergerac, la obra que le inmortalizo. Nunca pudo superarse, ni superar a su espadachín narigudo. Rostand era tímido y apocado, con dificultad para superar las pequeñas adversidades y los grandes tropiezos de la vida cotidiana. Su criatura era un ser extraordinario, dotado de un ingenio sin parangón, un espadachín que se había batido contra cien hombres y había conquistado en la sombra el corazon de su amada Roxanna. Planteemos el problema de Cyrano a la inversa: que hubiese sido de el sin la nariz que tanto aborrecía, ¿Que hubiese sido de su ingenio sin su dolor?. Nunca infravalores una gran nariz, porque a saber hasta donde habrá podido llevar a su dueño…

edmond_rostand autor de Cyrano

En su obra Bergerac nos hace plantearnos el papel de aquellos que actúan tras las bambalinas, la cantidad de desconocidos que son necesarios para encumbrar a un coloso, y que como decía aquel, somos enanos a hombros de gigantes.

Lo que no se ve es inmensamente grande, lo que se ve es infinitamente pequeño.

Tratamiento de la fobia social

¿Quieres recibir información sobre nuestras actividades?
Descarga gratis
nuestro Manual sobre Fobia Social
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>