TIMIDEZ INFANTIL

Aunque se hable del gen de la timidez sabemos que la genética solamente predispone para algo. Es el entorno (padres, familia, escuela, barrios, adultos de referencia) en el que nos desarrollamos donde que va a decidir si esa predisposición genética se manifiesta o no.

Hay una timidez en la infancia que se puede considerar normal y por la cual casi todos pasamos. Esta característica en tan temprana edad tiene que ver con lo desconocido que es el mundo para nuestros ojos a esas edades; todo es una sorpresa y no conseguimos preveer en la mayoría de las situaciones lo que va a ocurrir, de ahí el retraimiento ante situaciones que salgan de sus rutinas.

Normalmente con el paso del tiempo dejamos de ser tímidos porque ganamos más conocimiento acerca de cómo funciona el mundo, por lo menos nuestro mundo. Ganamos seguridad, sabemos lo que es o no aceptable y descubrimos que podemos equivocarnos sin que sea el fin del mundo.

Pero, donde hay una norma también hay una excepción, y aquí la excepción es digna de referencia ya que lleva al mantenimiento de la timidez, característica que incentiva la inhibición y la vergüenza en las interacciones del día a día, incapacitando a la persona para relacionarse y cuidar de si misma.

La timidez puede ser aprendida por niños que crecen en familias cuyos padres son a su vez tímidos.

PAUTAS IMPORTANTES

Algunas pautas importantes, dirigidos a padres y educadores:

  • Facilitar las interacciones. Es importante que los padres se relacionen con otros adultos, que tengan amigos y organicen salidas.
  • Ayudarles a socializarse. Incentivar a realizar actividades y a jugar con otros niños: invitarles a casa, ir al parque…
  • No ridicularizarles, ni a solas.
  • Darles autonomía. Dejarles hacer cosas solos cuando lo piden. Ej.: Si piden para caminar solos en la acera de enfrente, por qué no? Siempre y cuando se puedan vigilar claro.
  • No sobreprotegerles con miedo a que les pases algo. Los niños tienen que enfadarse, quedarse tristes, saber que la vida no es perfecta ni hecha en su función.

La timidez es incapacitante y no es una característica de personalidad, es una inhabilidad social que todos desean solucionar.

Quitar la timidez a alguien no es quitarle su personalidad sino devolvérsela y/o revelársela y cuanto antes se haga, más seguro, sano y feliz será el adulto que vamos a educar!

TE PUEDE INTERESAR

ADOLESCENCIA Y FOBIA SOCIAL

¿QUÉ ES FOBIA SOCIAL?

TRATANDO LA TIMIDEZ INFANTIL

El modelo de Filia-Social se ha adaptado también para trabajar con niños y adolescentes, ya que hemos ido descubriendo en nuestro trabajo con adultos la enorme importancia que tiene la terapia en estas etapas. El trabajo es esencialmente individual y se complementa con el asesoramiento a los padres. El trabajo con la autoestima y la autoaceptación desde edades tempranas ayuda enormemente al establecimiento de relaciones sanas con el entorno y consigo mismo.

Intervención temprana

El tratamiento temprano de la timidez y la fobia social impide que la timidez derive a otro tipo de trastornos que podran dificultar enormemente su vida adulta.

Estamos especializados

En Filia-social tenemos profesionales altamente especializados en el tratamiento de la timidez infantil.

Trabajo individual

El trabajo es esencialmente individual y se complementa con el asesoramiento a los padres.